LLAMAN A NO INSTALAR PROPAGANDA POLÍTICA EN POSTES

COLLIPULLI.-  Con el inicio oficial el  viernes, del período de propaganda electoral para las primarias del 30 de junio, se espera que comience la instalación de carteles en diferentes lugares de las ciudades. Y aunque está prohibido por ley que para ello se ocupen los postes, las empresas de distribución de energía, han recordado  a los comandos políticos que la estructura eléctrica no deberá ser utilizada, debido a que aumentan seriamente los riesgos de accidentes.

 “Los elementos de propaganda que se apoyen o cuelguen en postes y cables, comprometen seriamente la seguridad de las personas que realizan esta actividad, incluso con consecuencias de muerte, poniendo, además, en serio riesgo la seguridad y calidad del suministro eléctrico, provocando alteraciones inmediatas o interrupciones de servicio”,  se advirtió.

  – La Ley 19.884, referida a la Transparencia del Gasto Electoral y las Campañas, en su artículo 55° contempla la prohibición absoluta de colgar implementos en la infraestructura eléctrica y de otros servicios.

 – La estructura y resistencia del poste está diseñada sólo como elemento portante de las redes que lo ocupan.

 – Los postes deben estar libres de todo obstáculo para acceder a la red y equipos eléctricos asociados, con el propósito de cumplir labores de mantenimiento periódico y de emergencia. Cualquier elemento ajeno pone en riesgo la vida de nuestro personal técnico que debe alternar con dichas instalaciones.

– La intervención de terceros en las redes eléctricas, sin el conocimiento técnico y de las normas de seguridad correspondientes, puede producir electrocución y deterioro físico en las instalaciones.

– La acción del viento sobre la superficie de un lienzo o pendón genera una fuerza que somete al poste, a los conductores eléctricos y a los sistemas de alumbrado público a esfuerzos intermitentes que producen fatigas mecánicas, distorsionando su normal funcionamiento y provocando el corte de las redes con el consiguiente perjuicio a los usuarios del servicio y el eventual riesgo para las personas o cosas en la vía pública.