¿Cómo cuidar a los niños de los cambios de temperatura?

0
103

Los cambios de temperatura que se producen en otoño, favorecen la aparición de enfermedades y con el frío, los cilios, esas vellosidades que recubren la vía aérea nasal, pierden movilidad, lo que impide que controlen el paso de virus y gérmenes y, afecta a su capacidad de calentar el aire que va a los pulmones.

Eso sostiene la enfermera pediátrica y secretaría de estudios de la Escuela de Enfermería de la Universidad Central, Marcela Riveros, quien además planteó que “ambientes muy calefaccionados hacen que se resequen las vías respiratorias y disminuya la mucosidad de la nariz, bronquios y pulmones, que actúan como barrera ante el ingreso de microorganismos. Cuando los virus ingresan a un organismo con menos defensa y con una temperatura mayor, se activan y pueden producir desde una gripe hasta un cuadro respiratorio de mayor relevancia”.

A ello, pueden sumarse factores ambientales y hasta genéticos, que pueden llevar a complicados cuadros respiratorios.

Riveros entregó algunas recomendaciones para evitar las infecciones respiratorias, entre ellas, evitar los cambios bruscos de temperatura y, el contacto de niños con personas que se encuentran resfriadas, con gripe u otros cuadros.

Además la enfermera pediátrica plantea que no hay que exponer a los menores a ambiente contaminados con humo de cigarro y ventilar el hogar diariamente y mantenerlo a una temperatura media.

Otra recomendación apunta a aumentar la frecuencia del lavado de manos para evitar contagiar a niños y personas con las que se esté en contacto.

Además, la secretaria de estudios de la escuela de Enfermería de la Universidad Central, sostiene que se debe mantener un nivel adecuado de humedad, para contrarrestar los efectos de los ambientes secos en las enfermedades respiratorias y, cubrirse la boca y la nariz al salir a la calle o a ambientes libres, pues ello permite mantener una temperatura interna estable.-