Asesinan a un parcelero que hace una semana atestiguó en un juicio

0
86

ERCILLA.- (Juan Carlos Poblete, El Diario Austral Temuco)En horas de la mañana del domingo, dos vecinos del sector Collico de Ercilla llamaron a la Subcomisaría de Carabineros de la comuna para avisar que habían encontrado agonizando a uno de sus vecinos: José Paredes, de 78 años.

El hombre fue trasladado rápidamente al Cesfam de Ercilla, ingresando a recibir atención médica estando aún con vida, pero bajos signos vitales debido a la gran cantidad de sangre que había perdido. Minutos después, fue declarado fallecido.

Un equipo de detectives de la Brigada de Homicidios de Temuco se trasladó al lugar y corroboró que la anemia aguda fue ocasionada por un certero disparo en una arteria de la pierna, que habría sido percutado con casi 24 horas de antelación.

«Se logró establecer la posible participación de tres sujetos que habrían tenido un problema con la víctima, por lo que habrían concurrido a su domicilio, perpetrado el delito y luego huido del lugar», relató el comisario Cristian Montalba jefe (s) de la Brigada de Homicidios de la PDI de Temuco.

Entre las primeras declaraciones que tomaron los efectivos policiales, se incluyen las de las dos personas que encontraron a la víctima. Uno de ellos le dijo a los policías que la víctima le susurró quienes habían sido las personas que le dispararon el día antes.

Por tanto, la PDI estima que el anciano estuvo desangrándose durante casi 24 horas y que el hombre que escuchó el breve inculpatorio será considerado «testigo de oídas».

Detención ampliada

Con todos los antecedentes recabados en el sitio del suceso y las declaraciones de los dos testigos clave, la PDI quedó con tres nombres como principales sospechosos.

Se trata de un hombre de 44 años y sus dos hijos (de 19 y 17 años) que registran domicilio en la comunidad Coñomil Epuleo de Ercilla, y que vivían a no más de 200 metros del agricultor asesinado, quienes fueron detenidos por los detectives antes del amanecer de ayer lunes.

Para acceder a la comunidad, los carros de la PDI fueron escoltados por personal de Fuerzas Especiales de Carabineros, aunque la detención fue ejecutada por los detectives, quienes no encontraron armas al interior de la vivienda donde fueron detenidos.

Los tres individuos fueron llevados hasta el cuartel de la PDI en Victoria y luego llevados hasta el Juzgado de Garantía de Collipulli, donde el fiscal Enrique Vásquez pidió ampliar la detención hasta el miércoles en la mañana para tener detalles del tipo de arma que habría sido utilizada en el homicidio y cuál es la participación que le cabe a cada uno de los detenidos.

Víctima fue testigo

El fiscal Vásquez confirmó que José Paredes Hermosilla había declarado en un juicio oral realizado durante la semana pasada, en el que «algunas de las personas detenidas» ayer eran las víctimas de amenazas con armas de fuego.

En su intervención como testigo de la defensa, Paredes Hermosilla habría intentado desvirtuar lo denunciado por los comuneros mapuches, negando haber facilitado una escopeta con la que, presumiblemente, los imputados de ese juicio habrían amenazado a incluso un menor de edad.

«Él prestó declaración por parte de la defensa de ese caso. No era un testigo de la Fiscalía. Todas las víctimas y testigos de la Fiscalía reciben todas las medidas de protección que correspondan o soliciten», concluyó el fiscal.

«Al momento de la detención, no se encontraron armas. Esperamos determinar el tipo de proyectil», sostuvo  Enrique Vásquez, fiscal jefe de Collipulli».-