DOS HECHOS DE IMPACTO MUNDIAL

0
467

Dos  hechos de importancia relevante para América ocurrieron un día como hoy, 13 de Octubre,  pero de diferentes años.-

En 1917- En Portugal, departamento de Fátima,   ante más de 40 mil testigos, los pastorcitos Jacinta y  Francisco Marto, además de    Lucía dos Santos afirman que pueden ver a la Virgen  y oír sus palabras.

EN FATIMA, PORTUGAL

La Virgen de Fátima – formalmente Nuestra Señora del Rosario de Fátima – es una advocación con que se venera en el catolicismo a la Virgen María. En la misma línea que otras apariciones marianas, tuvo su origen en los testimonios de tres niños pastores, llamados Lucía dos SantosJacinta y Francisco Marto, quienes afirmaron haber presenciado varias apariciones marianas en la Cova da IriaFátima, en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917. A partir de entonces, esta advocación mariana extendió su fama más allá de sus límites locales llegando a todo el mundo.

EL AVION URUGUAYO

El otro hecho que impacto, ocurrió también un día como hoy, pero de 1972-Un avión uruguayo, que llevaba 45 pasajeros a Chile, estudiantes y jugadores de un equipo de rugby se estrella en los Andes.

  Los sobrevivientes al choque quedaron atrapados por las montañas nevadas a casi 4.000 m.s.n.m, sin comida suficiente, sin agua, sin vestimenta adecuada y soportando temperaturas  mayores a -30ºC.

 Al décimo día se enteraron a través de un pequeño receptor de radio que la búsqueda del avión había sido suspendida, dándoselos por muertos. ​Sabiéndose abandonados, la salida de ese lugar quedaba exclusivamente en responsabilidad de cada uno. Realizando pequeñas expediciones fueron conociendo más y más las montañas que los rodeaban y algunas previas a la expedición final hallaron la cola del avión, en la cual se encontraban las baterías necesarias para reparar la radio del siniestrado, sin embargo los intentos fueron inútiles, la radio no funcionó. Finalmente, tres de los sobrevivientes, Fernando ParradoRoberto Canessa y Antonio Vizintín, con enorme sacrificio y en condiciones inhumanas, emprendieron rumbo hacia el oeste para llegar a los verdes valles de Chile, sin embargo al tercer día se decide que Antonio debe volver al fuselaje y así Roberto y Fernando siguieron caminando por siete días más por las montañas de los Andes. Tras caminar 10 días, encontraron al arriero Sergio Catalán, quien salió en busca de ayuda en su caballo y regresó con un grupo de rescate, ese mismo día comenzaron las labores de rescate y lograron rescatar del avión a seis de los catorce que aún quedaban, aquel día el clima de las montañas dificultó las labores de los rescatistas, por lo que los ocho que todavía permanecían en al avión tenían que esperar una noche más, pero a diferencia de las otras, aquella noche estarían con abrigo, comida y especialistas. Al día siguiente se terminaron los rescates y tiempo después un grupo de especialistas volvieron a buscar los cuerpos para enterrarlos en el lugar del accidente y los restos del avión fueron quemados. Actualmente el lugar es visitado y tiene una cruz de hierro en memoria de los fallecidos y diversas cosas que iban en el vuelo, tales como botines de rugby y partes del avión.