EMOTIVA LICENCIATURA LICEANA SE VIVIÓ EN COLLIPULLI

0
201

COLLIPULLI.- Después de un año de actividad escolar, el último para una generación, se llegó al momento cúlmine dentro de la vida de un Liceano: La Ceremonia de Licenciatura, una ocasión que conjuga la alegría y el pesar del alejamiento, la nostalgia de todo tiempo pasado que queda en un baúl escondido de la memoria.

El acto solemne se realizó ayer en el Gimnasio del Complejo Educacional, establecimiento que recibía por última vez bajo su techo, a quienes durante cuatro años recorrieron sus pasillos y aulas. El acto reunió  a padres, apoderados, alumnos, profesores e invitados especiales,  quienes vieron entrar a los jóvenes alumnos y alumnas del plantel hacia el lugar destinado a recibirlos en su despedida de las aulas. Era una larga fila de más de 110  estudiantes que marcaban un sendero de intangible emoción, se incluía allí a quienes conformaron la jornada vespertina y que después de un día de trabajo llegaban a estudiar.

Primero por última vez como alumnos liceanos la interpretación del Himno Nacional, luego la despedida de sus compañeros de tercero medio, a   posteriormente la entrega de premios y distinciones, para pasar al momento de entrega de sus Licencias, la que estuvo a cargo de sus profesores jefes, Mónica Lagos, Pamela Carrasco, Joyce Compley, Danitza Jara, Francisco Gutiérrez, y Elena Muñoz.-   Eran momentos emotivos y llenos de tradición Liceana.

La ceremonia concluyó con las palabras de la directora Miriam Apablaza  Ramos.-

Destacó la presencia del alcalde Manuel Macaya Ramírez, autoridades de educación, profesores y por su puesto, padres y apoderados.-

Así culminaba una ceremonia, entre la emoción de los alumnos y de los padres que veían a sus hijos emprender un nuevo viaje, la alegría de quienes los vieron crecer y el anhelo del mejor de los futuros para toda la promoción, para que sus decisiones mantengan la línea y el espíritu que los llevó a consagrarse como una generación que pasó por las aulas del Complejo Educacional Collipulli.(Fotos Pablo Díaz C.)