La Urgente Necesidad de Reparar el Pavimento en la Intersección de Manuel Rodríguez y Cruz

0
122

COLLIPULLI.- En la cotidianidad de nuestras ciudades, las vías urbanas representan el pulso vital que mantiene en movimiento a nuestra comunidad. Sin embargo, hay intersecciones que, debido a su deterioro, se convierten en verdaderos obstáculos para los automovilistas y un potencial peligro para la seguridad vial. Un claro ejemplo de esto,  es la intersección de las calles Manuel Rodríguez con Cruz, donde el pavimento se encuentra en pésimas condiciones.

Aunque algunos puedan considerar esto una queja menor, la realidad es que las autoridades pertinentes deben tomar cartas en el asunto de inmediato. Los automovilistas que circulan por estas arterias se ven obligados a esquivar de manera constante los baches y desniveles presentes en la franja de rodado, lo cual no solo afecta la fluidez del tránsito, sino que también pone en riesgo la integridad de los vehículos y la seguridad de sus ocupantes.

El deterioro del pavimento en este punto neurálgico de la ciudad no es un problema que pueda seguir siendo ignorado. Mismo caso de Manuel Rodríguez con Lagunillas.-

 La reparación de las calzadas no solo mejora la experiencia de conducción, sino que también contribuye a la economía local al reducir los costos de mantenimiento vehicular. Además, unas vías en buen estado son un reflejo del compromiso de las autoridades con el bienestar de sus ciudadanos.

El llamado en este caso es a Vialidad Urbana del Ministerio de Obras Públicas para que visite el sector y adopte las medidas pertinentes. Asimismo, hacemos un llamado a las autoridades locales para que hagan ver la problemática de la que hoy damos cuenta. La comunidad espera que las gestiones necesarias se realicen con celeridad para solucionar esta problemática. La inversión en la infraestructura vial es una inversión en la calidad de vida de todos.

Hacemos votos para que se adopten pronto las medidas que permitan dar solución a lo expuesto. Es tiempo de actuar y demostrar que las preocupaciones de los ciudadanos no caen en oídos sordos.