DECLARACION DEL COLEGIO DE PERIODISTAS DE CHILE

0
152

El Consejo Regional Araucanía, del Colegio de Periodistas de Chile, se suma a las palabras de la Directiva Nacional, respecto del actuar del diputado René Manuel García, quien, y en una situación que catalogamos de intolerable, agredió a un profesional de la prensa, tal como lo han demostrado las imágenes difundidas por los distintos medios de comunicación.

Al respecto, nos parece intolerable el actuar del parlamentario, pues su forma de responder ante las consultas de la prensa sólo dejó entrever una acción de violencia, coerción, acoso y amenaza, que no se condice con su investidura de congresista.

Creemos que la actitud del Diputado, bajo situación alguna, no corresponde a la de una autoridad que honra la denominación de «honorable» ante la ciudadanía.

Si bien entendemos que el aludido tiene todo el derecho a desmentir o presentar su punto de vista sobre los temas que lo involucran, es inconcebible que su actuar pase por violencia y menos en contra de un periodista.

Queremos destacar que nos resulta tremendamente contradictorio que el diputado García, convoque a puntos de prensa a periodistas cuando se trata de entregar las informaciones que considera pertinentes y que hoy rechace violentamente a los mismos profesionales cuando quieren reportear respecto de sus declaraciones.

Reafirmamos que en democracia existe libertad de expresión y de información, por lo que instamos a las autoridades a estar a la altura de sus cargos. Si la ciudadanía exige que los medios sean objetivos y veraces también pedimos a las autoridades entender su posición en el orden nacional y actuar de acuerdo con los roles que les han sido encomendados, más aún si son por elección popular.

Finalmente, reiteramos  a las autoridades, a la ciudadanía, a la comunidad, a cuidar y respetar los espacios de información y expresión, pues «la información es un bien social y no un producto, lo que significa que el periodista comparte la responsabilidad de la información transmitida» y bajo ese estricto código de ética es que rechazamos las acciones que promuevan la censura, la violencia y la coerción, cuando se trata de dar a conocer situaciones que son de reconocida y necesario antecedente para la conformación de la opinión pública, la cual sustenta el ejercicio pleno de la Democracia.